¿Qué hacer durante una entrevista laboral?

La entrevista es la actividad clave en la búsqueda de empleo para convencer al entrevistador que tienes el perfil que se necesita en el cargo disponible.

En esta entrada te contaremos cómo enfrentar con éxito este desafío con el propósito de demostrar que eres el candidato ideal para la posición.

Empieza diplomáticamente y agradece 

Cuando se trata de una entrevista laboral la primera impresión cuenta muchísimo. Dicen que nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión y, aparentemente, esto tiene mucho de razón. El reclutador se formará una opinión de ti muy rápidamente en la entrevista. Por eso tus primeras acciones, y tu actitud de inicio es fundamental:

  • Al entrar a la sala, procura crear empatía con un saludo sonriente y un apretón de manos (estrechándola con firmeza, pero no demasiada).
  • Agradece la oportunidad con entusiasmo y compórtate de forma cortés y educada, utilizando las palabras “por favor” y “gracias” en los momentos adecuados.
  • Si tienes algún tópico en común con el entrevistador (tienen conocidos comunes o verificas en la oficina algún interés común) identifícalo y coméntalo con naturalidad para generar empatía.

Demuestra que eres el candidato ideal 

No se trata de llegar a la entrevista para recitar todos los trabajos anteriores. Esa información ya la tiene el reclutador en tu CV. Tu objetivo es demostrar que tienes lo que están buscando. Tú debes unir los puntos entre tu experiencia y la necesidad que la Empresa tiene por cubrir la posición vacante.

Debes estar preparado para el típico “cuéntame de ti”. Se trata de una pregunta abierta de cuidado. Tu objetivo debe ser demostrarle al empleador que estás calificados para el puesto, haciendo una exposición breve de tu experiencia laboral y académica, pero sobre todo exponiendo tus puntos fuertes (habilidades, aptitudes profesionales y personales) que se relacionan directamente con el empleo.

No tomes a la ligera el hablar sobre nuestras fortalezas. Tampoco debes mostrar arrogancia, soberbia, o en el otro extremo, humildad excesiva. La seguridad y confianza en lo que eres y puedes hacer demuestra que eres el candidato que ellos buscan.

Demuestra que conoces la Empresa

Antes de la entrevista, debes haber recopilado información de la Compañía a través de su página web y redes sociales, tomando nota de su visión, misión, actividad económica, servicios o productos, tipo de clientes, entre otros. Durante la entrevista debes aprovechar esa información para explicar cómo encajas con los objetivos de la empresa.

Explica cómo agregarías valor a la empresa

En este punto el Elevator Pitch es una herramienta que destaca nuestra especialidad, así que no lo dejemos a la improvisación. Se trata de un discurso que debes haber preparado con anticipación, de unos 2 minutos como mucho, donde te presentas, destacas tu especialidad, tus fortalezas y dices qué puedes aportar. Despiertas el interés del entrevistador y te muestras convencido de tu idoneidad.

Un buen dato es resaltar los puntos claves del CV centrándose en lo más relevante y no en lo más reciente, dando a entender que sabemos qué es lo que buscan y de qué forma lo solucionaríamos aportando valor a la compañía”.

¿Cómo responder?

Habla con un tono claro, seguro, con confianza y utilizando un lenguaje formal, sin perderte demasiado en los detalles ni divagar. No contestes con monosílabos, sé preciso en tus respuestas.

Controla tus gestos y la forma en que mueves las manos. La postura debe ser erguida y siempre en contacto visual con el entrevistador.

Practica mucho frente a un espejo o con otras personas para que evalúen tu desempeño.

Finalmente agradece y demuéstrate listo para los siguientes pasos

Deja claro que no tendrás dificultad para adaptarte a la empresa, ni que serás un problema para los futuros compañeros de trabajo. Por último, agradece amablemente cuando finalice la entrevista.

Recomendaciones finales:

  • No actúes de forma desesperada ni pretendas dar lástima o pena como estrategia para obtener el empleo.
  • No hagas preguntas reiterativas sobre la remuneración, días libres o vacaciones.
  • Sé sincero. Nunca mientas. Si el cargo requiere de una experiencia previa o capacitación que no tienes, no pasa nada por reconocerlo. Muestra con actitud positiva tus ganas de seguir aprendiendo.

En conclusión, la clave para enfrentar este reto con éxito está en el respeto, confianza, interés y amabilidad. No lolvides que el puesto de trabajo es tan importante para nosotros como para el reclutador.

 

Imagen: Harli Marten

¿Cuántas estrellas merece esta información?
[Total: 1 Average: 5]

Giancarlo Raicovi

Experto en Reclutamiento y Selección.

Bitnami